Todo esto es Dolores Redondo

Dolores Redondo es la autora de la Trilogía del Baztán (El guardián invisibleLegado en los huesos y Ofrenda a la tormenta), el fenómeno literario en español más importante de los últimos años. En 2016, la autora presentó a los Premios Planeta la novela Todo esto te daré. En esta novela, Dolores Redondo rehuye de las figuras mitológicas, pero mantiene la saga familiar y perversa ya patente en la Triología.

Una de las características principales de la estilística de Redondo son las descripciones minuciosas y detalladas, en concreto, de los espacios y de la naturaleza. La escritora se recrea en los detalles, detalles que bajo ojos críticos pueden considerarse pormenores, incluso puede considerarse que su estilo es redundante e reiterado, pero contribuye a que el lector se sumerja en la obra. La autora pone a disposición del lector un lenguaje refinidado y musical que atrapa por el léxico escogido. El objetivo de la novela no es explicar una historia, sino deleitar, recrear y hacer que el lector se sumerja en la belleza del lenguaje.

La autora tiende a insertar reflexiones y pensamientos de corte intimista del personaje principal, escritos en un estilo barroco y con un toque repetitivo que demanda la atención del lector en todo momento. Este rasgo es una característica que se desarrolla a lo largo de todas sus novelas, con lo cual, se puede considerar que la autora dota su obra de un carácter moral e intimista. Utiliza también un canal diverso a la voz del personaje principal para inserir en su novela reflexiones. Ese canal es la novela que está escribiendo el protagonista de la historia paralelamente a la resolución de la trama bajo el título De todo lo negado.

Considero que la obra de Redondo esconde un contraste brutal entre la dureza de la trama y el carácter intimista, a través de reflexiones y descripciones detalladas de paisajes naturales que describen una belleza (ruda y rural en la Triología e idílica en Todo esto te daré).

Teniendo en cuenta que Agatha Christie, P.D James y Ruth Rendell son sus referentes literarios, no es nada descabellado considerar su obra desde un enfoque pesimista y en el margen del género negro. Este rasgo aparece en el enfoque de la importancia del desarrollo de la acción, que deja en un segundo plano el análisis del crimen. Otro aspecto de género negro patente en la novela son las descripciones naturalistas e impresionistas de la sociedad.

En un aspecto más formal, Dolores Redondo personifica su obra con un vocabulario preciso, exacto y complejo. Elude el uso de un léxico llano, todo lo contrario, juega con las palabras y desmigaja los usos del lenguaje. En rasgos generales, el lenguaje que utiliza es elevado y enrevesado. La complejidad verbal y léxica es palpable a lo largo de sus novelas. Redondo se sirve de una narración en tercera persona. Como narradora externa, utiliza el discurso indirecto para personificar a sus personajes.

Como conclusión, Dolores Redondo no es solamente un vocabulario redundante e reiterado y una “obsesión” por las descripciones paisajistas, sino: detalles, reflexiones, moral, intimismo, naturalismo, precisión y complejidad lingüística.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *