Presente y futuro del Barça de Valverde

Once victorias y un empate en liga, con treinta-i-tres goles a favor y tan solo cuatro en contra, son las fabulosas estadísticas que presenta el Barcelona de Ernesto Valverde a estas alturas de la temporada, además de tener más que encarrilada la clasificación para los octavos de final de la Champions League. Acomodado en un estado marcado por la solvencia defensiva y la efectividad goleadora, el equipo blaugrana inicia el campeonato sumando de tres en tres, postulándose como el claro favorito para conseguir el título.

Sin embargo en Can Barça siempre hay espacio para las críticas, incluso cuando el eterno rival se encuentra anclado en un flojo arranque, habiendo tropezado ya hasta en cinco ocasiones. Hasta el momento, se le ha reprochado al equipo blaugrana la falta de brillantez en su juego ofensivo. El Barça gana pero aburre. ¿Preocupante?

Si se tiene en cuenta de donde viene el equipo, seguramente la gran mayoría de sus aficionados hubieran firmado con los ojos cerrados este arranque, a pesar de la poca fluidez en el juego. Valverde ha solucionado con éxito los problemas más graves que Luis Enrique no supo enderezar durante su última campaña, y parte de la penúltima.

  • El Barça no enamora pero juega ordenado, tanto en labores defensivas como ofensivas. El equipo ya no sufre tanto en la transición del juego y llega con mucho más poder para tapar las contras que recibe de los rivales. Además, las espaldas de los jugadores están mejor cubiertas en todas las líneas.
  • Se aprecia un hilo conductor en la salida del balón iniciado por Ter Stegen y el triangulo Umtiti-Pique-Busquets que, con los laterales muy abiertos, funciona a la hora de iniciar jugada. Éste continúa con la aparición de un Iniesta revalorizado y de un Messi, un año más, espectacular.
  • Parece que el entrenador ha sabido sacar partido de los suplentes. Claro es el ejemplo de Paco Alcácer, un jugador que ha pasado del ostracismo a la titularidad erigiéndose como un goleador, y buen asistente, a tener en cuenta. Deulofeu funciona a rachas en la posición de extremo abierto, Paulinho aporta gol y equilibrio en el centro del campo, Semedo apunta maneras y Denis Suárez y Lucas Digne no desentonan.

Valverde no es ningún genio pero si un entrenador con un excelente sentido común que apuesta por un once con pocas rotaciones para dotar al equipo de ese juego memorístico que sí tuvo años atrás. Quizás el técnico se esté ocupando de que funcione la antesala previa a su obra final, los cimientos. Está sacando con nota la gestión táctica aunque el juego ofensivo aun carece de velocidad y creatividad. ¿Será por la falta de talento?

  • La opinión popular sugiere que el club necesita fichar a Coutinho o a Griezmann para aportar talento al equipo. Y la verdad es que no sería una mala solución cuándo es perfectamente constatable que el equipo sólo emociona a través de las botas de Leo Messi y algún que otro destello de Andrés Iniesta. Neymar se fue al PSG, Suárez sigue en proceso de recuperación y, para colmo, Dembelé cayó lesionado gravemente.
  • Tras la marxa de Xavi Hernandez y la dosificación de minutos de Iniesta, se pidió el fichaje de Verratti para devolverle al Barça la figura del anisado organizador. El italiano no llegó y, más adelante, se rechazo el plan B, Seri, por motivos que hoy aun desconocemos. Sergi Roberto sigue convenciendo únicamente como lateral derecho y, al final, el centro del campo titular sigue siendo el mismo de Luis Enrique, aunque con algo más de protagonismo.

Éste Barça da pistas de poder ofrecer algo más. El sistema utilizado en los últimos partidos, con doble delantero centro y un Messi más apegado a la media punta, es garantía de gol. La asignatura pendiente queda en conectar éste esquema ofensivo con el centro del campo, pudiendo así alargar las posesiones en campo contrario. El aficionado culé tiene ganas de levantarse de la silla y, a día de hoy, la receta para ello parece ser: Messi, tiempo y fichajes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *