Tebas, la LFP y el Barça independizado jugando en España

El gran tema de actualidad en Catalunya y España durante los últimos meses y sobretodo semanas ha sido la voluntad del primero de poder ser un Estado, mientras que el segundo defiende todo lo contrario. No hace falta entrar en la valoración personal ya que este no es un espacio para hablar de forma explícita de política, pero es evidente que el deporte puede verse identificado o modificado si Catalunya se convierte en Estado.

A raíz de todo, uno de los ámbitos que también han salido en la discusión es que los equipos catalanes no podrían formar parte de las ligas españolas. Unos lo defienden a muerte y otros creen que la percepción es totalmente identificativa, pero en ningún caso práctico es para nada óptimo pensar, principalmente en el FC Barcelona, y después Espanyol, Girona, Nàstic de Tarragona, Reus, Divina Seguros Joventut de Badalona, ICL Manresa o Balonmano Granollers fuera de las competiciones del Reino de España. Periódicos, radios y televisiones han hablado de ello, pero la verdad es que ha sido en criterio general tan partidista y sin demasiado fundamento que estaría bien saber qué puede pasar.

Unas normativas muy claras

Para saber si podrían jugar, evidentemente tenemos que buscar qué nos dicen las normativas deportivas. La norma madre en esta cuestión es la Ley del Deporte 10/90. “Las sociedades anónimas deportivas y clubes que participen en una competición profesional deberán inscribirse en el registro de asociaciones deportivas correspondiente y en la federación respectiva”. Eso, en cualquier deporte nos traslada directamente a la Federación Española del deporte en concreto, ya que no va más allá de lo que se puede leer.  Si tomamos la referencia del fútbol, ergo, la de la RFEF, explica que los clubes que quieran participar en competiciones oficiales “deberán estar afiliados a la Real Federación Española de Fútbol e integrados en esta, además de en la federación de ámbito autonómico de la que sean miembros”.

A día de hoy, los equipos catalanes de fútbol se encuentran bajo esta legislación, pero todo da a indicar que el día en el que Catalunya pueda ser un Estado -puede que mientras se publiquen estas líneas se realice la Declaración Unilateral de Independencia por parte del Parlament de Catalunya o el Govern de la Generalitat-, los equipos catalanes pasarían a no ser miembros y quedarían fuera de la legislación española. Esta, de hecho, es la posición que siempre ha adoptado el Presidente de la LFP, Javier Tebas, que ha prácticamente amenazado en dejar fuera a los clubes catalanes en tal momento. Nadie se lo ha discutido en este ámbito, pero…¿de verdad se puede pensar que el Barça, Espanyol o Girona, por poner los ejemplos de los equipos actualmente en Primera, interesan que se queden fuera de la Liga Española?

La práctica lo desmiente todo

Ante todo, y antes de dar datos que fundamenten mi argumentación, cabe recordarle a Javier Tebas que como presidente de la LFP, le toca defender a todos los equipos de Primera y Segunda División, que en su gran mayoría le votaron como tal, como es el caso del FC Barcelona, pese a que pocos días después de su reelección le quitara públicamente el apoyo. Más allá de sus ideas políticas manifestadas y conocidas, con las que el autor no concuerda para nada, los clubes le pueden privar de su cargo como bien se establece en el artículo 37 de los Estatutos Sociales con una moción de censura o si creen que se extralimita de sus cargos como presidente. Y esto no quita las habilidades que pueda tener y ámpliamente demostradas, ya que ha sido capaz de ponerse de espaldas ante la RFEF, de conseguir “bajo amenaza” que los clubes redujeran considerablemente sus deudas y ha conseguido vender el producto LFP en buena parte del mundo para que los clubes también puedan tener una expansión deportiva y económica en el mundo. Pero en actos o ruedas de prensa, a título de LFP, no siempre por no decir casi siempre ha mirado por los sentimientos políticos que no por los intereses generales.

Tebas, como lo sabe la gran mayoría de gente y medios de comunicación, no se puede permitir el lujo de perder, y que me perdonen los otros equipos catalanes, al FC Barcelona. Y me centro en el Barça porque es un fenónemo de carácter mundial. Y se fundamenta principalmente en dos patas.

Parcela deportiva

El Barça es uno de los mejores equipos del planeta. No me atrevo a decir el mejor, pero si puedo decir que ha sido en los últimos 10 años el más dominador del planeta futbol. Dejar escapar la oportunidad de tener un equipo como éste comportaría devaluar la competición. Muchos pensarían que el hueco que dejaría el club azulgrana podría ser aprovechado por Sevilla, Atlético, Valencia o permitiría a otros incrementar su nivel. Estoy casi seguro que se daría, pero el impacto de perder al Barça a día de hoy es superior al aumento de estos equipos.

Obviamente, veríamos que pasaría con la multitud de estrellas que tiene el Barça en sus filas, ya que cuesta ver a Messi, Suárez, Dembélé y compañia jugando contra el Badalona, la Gramanet o el Lleida, con todos los respetos para estos equipos, pero ¿podrían pagarlo el Sevilla, el Atlético o el Valencia? ¿Se los quedaría todos el Real Madrid? De entrada, con el dinero que se mueve en otros lugares del viejo continente, les veo más bien fuera que no dentro.

Ha habido incluso algunos que se han manifestado en que los equipos catalanes se les eche esta misma temporada. Tocaría repasar la normativa, pero ¿regalamos los puntos a los rivales del Barça, Espanyol y Girona que han ganado? ¿Anulamos todos los puntos hasta el momento y empezamos de nuevo? Que queréis que os diga, eso sería literalmente algo muy chapucero, aunque con la cantidad de barbaridades que se han hecho en el futbol español, tampoco llegaría a sorprender demasiado.

Parcela económica 

Sin las últimas actualizaciones, que en Arístides Maillol llegarán en los próximos días, el Barça se sitúa en el podio de los equipos más ricos del mundo, compitiendo con Manchester United y Real Madrid. Dispone de una capacidad enorme para generar ingresos con los patrocinios de Nike y Rakuten -siendo de los equipos que más reciben por ello-, la generación de dinero por la venta de productos oficiales con tiendas en muchos países, con sedes en países que trabajan para la promoción o con una Fundación que trabaja con organismos internacionales en apoyo a los niños o los refugiados. Pero sin duda, dónde más daño haría es con un contrato más que millonario por el cual televisiones pagan cantidades insultantes en muchos casos para ver a 22 personas chutando a un balón, y que sólo demuestran en gran parte que tiene validez porque existen 2 equipos que juegan en ella: FC Barcelona y Real Madrid.

A bote pronto, con los números en la mano se ve claramente que junto a Real Madrid, que permanecería en la Liga, el Barça es el otro gran equipo que aparece en la lista de los más vistos. Visualizaciones implica finalmente dinero, ya que es lo que permite que una Liga se vea o no en todo el mundo, o en este caso, hace referencia a los partidos vistos sólo con las plataformas abiertas o de pago en España.

Vamos a realizar un ejercicio. Cabe aclarar que los datos no están al 100%, pero nos puede permitir hacer como mínimo una aproximación a lo que se desea exponer. Faltan dos datos en los 3 casos que expondré, pero se podrá ver un poco la magnitud del caso. En la gráfica de los 10 partidos más vistos aparecen 3 equipos que juegan con FC Barcelona y Real Madrid, como son Real Sociedad, Sevilla y Atlético de Madrid. En todos los casos, la audiencia sobrepasa el millón.

Con los datos que nos faltan sobre los otros dos partidos, y siendo más bien cautelosos, podríamos pensar que un partido del Barça, ante cualquier rival en toda España, se puede acercar a la cifra del medio millón de espectadores. Si añadimos medio millón a cada uno de los 3 enfrentamientos, las cifras en el caso de % sobre partidos del club azulgrana aumentan al 8,34% para el Atlético, 9,62% para el Sevilla y 11,11% para la Real Sociedad. Si lo trasladamos a lo que perciben por televisión*, la cantidad de la temporada pasada sin el FC Barcelona pasaría de 102 millones a 93.5 para el Atlético, de 77 millones a 69.57 para el Sevilla y de 60 millones a 53.34 para la Real Sociedad. Así que siendo ambiciosos para el club más potente como es el Atlético y añadiendo un millón de espectadores, podríamos estar hablando que podría estar perdiendo un más de 10% de lo que ingresa por televisión por no jugar con el FC Barcelona.

Y es evidente que también se podría hacer el mismo ejercicio en el caso del FC Barcelona -los 3 partidos sumarían el 10,74% de espectadores totales en los que perdería más de 15 millones de euros, que también tiene todos los intereses para poder ser un grande de Europa, jugar en una Liga muy competitiva y que no hace falta ser muy astuto, que tiene ganas de seguir jugando contra Real Madrid, Atlético de Madrid, Sevilla, Real Sociedad y todos los otros equipos. Él perdería, todos perderían.

*25% del dinero en función de la implantación social de cada club, incluida sus audiencias

La ideologia y las leyes por un lado, el dinero por el otro

Muchos ya les gusta la idea que el FC Barcelona pueda terminar fuera de la Liga Española, pero con 4 números vemos que las consecuencias para todos son importantes, y eso que hemos tomado ejemplos de equipos que juegan esta temporada Champions o Europa League, que reciben por ahí otros ingresos. Y con estos, podríamos hacer muchas más variables. El futbol para los espectadores es ganar y ver a los suyos, el fútbol a día de hoy para el fútbol tiene otros caminos, con el dinero por delante.

Seguro que la LFP podría tener una Liga sin el Barça, y el Barça podría incluso terminar jugando en otra Liga, pero sería absurdo para todos. Las leyes existen si, el dinero también. Pero en el siglo XXI las leyes están para adaptarlas y modificarlas. Y pese a que no deba ser así, cuándo hay dinero de por medio, las leyes no se tardan en cambiar. Podemos hablar del baloncesto, dónde cada vez la ACB parece un producto más residual; la ASOBAL dónde seguramente si estarían de acuerdo con la marcha del Barça Lassa para igualar la competición. Pero habría deportes o competiciones -deportes menos seguidos- como el hoquey patines, dónde 13 de los 16 equipos son catalanes o el hoquey hierba -6 de 10- que prácticamente quedarían tocadas de muerte.

Evidentemente me puedo equivocar, pero si tengo que apostar en el caso supuesto que Catalunya terminara siendo un Estado diferente, que habría un acuerdo, pacto, modificación de ley por el cual la estructura deportiva de alto nivel en el caso del fubol (Primera, Segunda, Segunda B), y en cada deporte con sus comepticiones, estaría vinculado a las federaciones y entidades de gestión de las ligas.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *