Radiografía de un Barça inerte

“Han pasado cosas durante la pretemporada que han roto el equilibrio del equipo” – Ernesto Valverde

Las palabras del técnico blaugrana, con o sin intención, guardan una lectura mucho más profunda de lo que a priori uno puede intuir. Si bien Valverde orientaba su discurso a la marcha de Neymar al PSG y la consecuencia táctica y de calidad en el terreno de juego de lo que deriva de ese hecho, esta misma máxima podría aplicarse a toda la estructura de club. Porque este verano han pasado tantas cosas en el club que de existir algún equilibrio previo, este se ha acabado por romper. Y culpa de ello la tiene la delgadez con la que los equilibrios se sostienen últimamente en el FC Barcelona.

La situación institucional, que de un tiempo hacia esta parte había pasado desapercibida a pesar de la multitud de errores cometidos, ha alcanzado un punto crítico que se ha visto perjudicado en mayor medida por los escasos éxitos recogidos en la última campaña y que este verano todavía no se han sabido compensar. A la puertas de una moción de censura, con Benedito frotándose las manos a cada palabra que sale de la Directiva y a cada acto que perpetua el club, la carencia de comunicación y la sensación de una planificación deportiva vacía tensan cada vez más una cuerda que, como mínimo, tras la Supercopa y la Guerra Fría que se percibe entre jugadores y dirigentes, ha quedado desgarrada.

Y es que lo que se puede extraer de las dos contiendas disputadas ante el Real Madrid en la última semana no habla ni bien ni mal de Valverde. No implican en ninguna medida a un técnico que tras un mes en el Barça ha vivido momentos que no le tocaba afrontar. Pues a estas alturas, lo que sale de los partidos va más relacionado con la calidad de los jugadores que con las ideas del técnico, más cuando este llegó en julio. Y, a día de hoy, la plantilla blaugrana no es comparable a la del Real Madrid. Menos todavía si la intención es replicar un modelo que requiere de unas piezas que, a mediados de agosto, el club no tiene y en el rival abundan. A la espera de saber qué acabará llegando y quién terminará yéndose, si a media temporada Valverde claudica en su intento de volver “a los orígenes” no será por falta de voluntad, ni de no haberlo intentado, sino por carencia de elementos para llevarlo a cabo.

Hasta cuatro veces se escuchó a Sergio Busquets, uno de los capitanes del Barça, reclamar fichajes en su última aparición ante los micrófonos. Y es que repetidamente las últimas semanas la plantilla blaugrana, directa o indirectamente, ha reclamado al club hacer un paso adelante. Dar un empujón a unos jugadores, quienes demasiado llevan sosteniendo a la Directiva sin una contraprestación equivalente. Pero en tanto que permanece la línea deportiva sin solventarse, Pep Segura y Gerard Piqué escenifican lo que es el Barça a día de hoy.

El fichaje de Paulinho puede o no ser un síntoma, pues si la idea del club es la de volver a ese juego de posición que otrora tanto dio a la entidad, la llegada del brasileño debía darse en última instancia o, incluso, no entrar en los planes del Valverde (si es que el técnico ha tenido relación directa en la incorporación del jugador). En tal caso, la llegada del brasileño sería consecuencia de una enfermedad que asola al club desde hace un tiempo. Pero si, contrario a su discurso, el Barça pretende jugar “a otra cosa”, más allá de la cifra del fichaje, condicionada por el contexto del mercado blaugrana, dicha incorporación no debiera exaltar a ningún componente del entorno. Sin embargo, sabemos tanto de las intenciones con Paulinho como de lo que quiere ser el Barça.

Sin una política de comunicación clara, sin saber exactamente qué buscará Valverde o qué le dejará el club hacer, con el club desmintiendo informaciones de su presidente, campañas en la redes sociales, el Camp Nou celebrando los goles del Real Madrid… el Barça parece un ser sin vida al que por pasiva y por activa se le intenta reanimar. Aunque puede que, cuando pase, sea tarde. Para todos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *