De estadísticas y fútbol

David Mata y Pol Balletbò debaten sobre las estadísticas en el fútbol y cómo pueden ayudar a entender el juego y a explicarlo a raíz del trabajo realizado en esta web.

David: Pol, últimamente has presentado un proyecto de análisis estadisticos del FCB. Cómo profano del tema he creído entender que estabas intentando buscar marcadores en relación al juego de posiciónque viene siendo atribuido al FCB. Básicamente estos indicadores establecerían no sólo si se esá aplicando o no, si no la “calidad” con la que se está aplicando. Me equivoco?

Pol Balletbò: Sí. En realidad lo que hago es coger una serie de estadísticas que definen el juego de posición del Barça, y a partir de aquí mezclarlas o cogerlas por sí solas para definir cada una de las fases de ese estilo. Claro está que no existe un número mágico para cada estadística, porque al final depende del partido, del rival… de muchos factores, entonces dentro de unos intervalos podemos llegar a la conclusión que se aplica esa fase del estilo, que tenga un valor u otro hará que se haga mejor o peor, pero cuando se alejan mucho esos números… ahí ya no es que se haga mejor o peor, es que directamente no se hace.

Por ejemplo, la clave en la presión post-pérdida es recuperar rápido y muy arriba. Así pues, si el rival ha tenido 60 posesiones y solo hay 5 recuperaciones en campo rival y cada posesión dura de media 14 segundos… no es que se haga mal esa presión, es que no se hace. O se mezcla con momentos de no presión… o realmente se hace muy, muy mal… en cualquier caso ya es alejarse del estilo, porque la idea es que salga bien dentro de unos mínimos.

David: Originalmente, cuando Luis Enrique ganó el triplete, parecía que existía la corriente de opinión en prensa y redes sociales de que el estilo implementado por Cruyff y reversionado por Guardiola se conservaba. No obstante, recientemente he venido leyendo a twitteros barcelonistas defender que Luis Enrique sí ha cambiado el modelo de juego. Según ellos porque los contrarios han empezado a presionar más arriba y mejor. Algo que yo deduzco que proviene de unas declaraciones del técnico a Sport. Cómo enfocarías esta hipótesis desde los datos que estás manejando?

Pol Balletbò: Primero, quiero dejar claro que el estudio está basado en pocos partidos, por lo que es una aproximación, aunque sí creo que bastante fiel.

A partir de aquí, lo que debemos preguntarnos es qué va primero. Porque yo creo que esto ha sido progresivo, un día “x” equipo decide presionar al Barça y le sale bien, y a partir de aquí otros le imitan. Y llegamos a esta temporada, que muchos han optado por eso y le han hecho la vida imposible. Pero es que antes, con Guardiola, por ejemplo, también pasaba, hay equipos que presionaban a ese Barça, la diferencia es que ese equipo estaba muy preparado para superar presiones, aunque no fuera lo habitual, y entonces se generaban unos espacios a la espalda del rival que aquél equipo se comía, por eso pocos les presionaban, porque realmente no salía a cuenta. Al Barça de Luis Enrique sí que salía bien presionarle, porque no tenía una estructura tan sólida de salida de balón.

Y te pongo un ejemplo, ya no con Guardiola, com Vilanova en el banquillo. Ese equipo era parecido al de Pep, aunque algo peor en todas las fases. Uno de los partidos analizados es un 1-1 de Copa en el Bernabéu. La presión del Madrid era buenísima, y se vio en las pérdidas en campo propio (23), pero aun así, al equipo de Mourinho le costaba llegar a portería, y el Barça superaba esa presión muchas veces. Porque quizá la salida no salía bien, pero la estructura estaba bien montada, y permitía recuperar el balón rápido, aunque fuera en campo propio.

David: Mi amigo Brais Acebal dice que el juego de posición es una predisposicion defensiva en fase ofensiva, es decir, cómo defenderse cuando ataco. Se trata de montar una cierta estructura para no estar expuesto en el momento en que ataco. Lo que tú estarías diciendo es que con Guardiola y Vilanova esa estructura estaba mejor organizada que con Luis Enrique? Y de ser así es un tema de jugadores, de trabajo técnico o una combinación?

Pol Balletbò: Claro, es eso. Se trata de llegar a situarse en campo rival de tal
manera que si se pierde el balón el posicionamiento sea perfecto para recuperarlo rápido y dificultar los contragolpes. Todo va ligado, si sales bien desde atrás, con conducciones y pases, con cambios de juego, poniendo el balón a la espalda del rival, etc… llegarás a 3/4 rival con la estructura intacta y eso se reflejará después en el tiempo que se tarde en recuperar el balón o las veces que se recupere en campo rival. Todo va ligado. De hecho, si eres capaz de salir bien desde atrás, lo harás pocas veces a lo largo del partido, porque vivirás en campo rival porque tu presión luego estará bien y funcionará (es lo que hacía el equipo de Guardiola y por eso tampoco había mucha posibilidad de presionarles).

Entonces, sí, está claro que la estructura de Guardiola y Tito era más sólida, porque todos los indicadores mejoran a los de Luis Enrique. Y sí que hay parte de trabajo que va directamente relacionado con los jugadores que tienes, pero también con el entrenador. Además, el perfil de jugadores los decide el técnico, o el club, y en el momento en que se va Xavi y su “sustituto” es Rakitic… aquí ya sabes que a algo parecido va a ser más complicado jugar, porque Rakitic no es organizador.

David: Recientemente escribiste sobre esto, hablaste de la pieza que no se sustituyó, es decir el rol de organizador de Xavi. En realidad tú citas aquí a Rakitic, pero esta misma temporada se ha visto que quien al final acaba cubriendo ese rol no es el croata si no Messi. Este es un caso paradigmático de la manta corta, que te tapa los pies descubriendo la cabeza. Obligar a Messi a ir a zonas significa alejarle del área. El jugador ha hecho una de sus mejores temporadas en absoluto, si nos fijamos en su rendimiento, pero en cambio no ha conquistado títulos, lo cual en su caso es un indicador de mala gestión, porque la historia nos indica que Messi te acerca casi por defecto a más de un título por temporada. ¿Por qué no es suficiente tener a Neymar y Suárez arriba? ¿’No puede Messi ubicarse donde Xavi y Neymar donde Messi?

Pol Balletbò: Creo que el problema del Barça esta temporada ha sido mucho más profundo, porque yo creo que podría darse el escenario en que Messi jugando en zona de creación llevara al Barça a muchos títulos. No sé si sería mejor o peor que tenerlo cerca del área, seguramente peor, pero no creo que esta temporada sirva de ejemplo, porque además de un organizador, al Barça le ha fallado casi todo a nivel colectivo: salida, ataque posicional, presión, repliegue… si el único “problema” hubiese sido no tener organizador y usar a Messi para ello… yo creo que la cosa hubiese cambiado bastante, pero eso no lo sabemos, porque fallaban más cosas.

Yo te diría que sí sería suficente con Neymar y Suárez arriba, además de Messi llegando desde atrás, pero creo que es pronto, Leo todavía está muy por encima de los otros dos arriba, muchísimo, y solo que le pongas a un organizador, llámese Verratti o como se llame, ya le estás liberando. Y yo creo que Valverde intentará hacerlo, y si lo consigue y además proporciona una estructura decente… este Barça tiene mucho potencial.

David: Entiendo que te refieres a que las piezas que se han ido incorporando, más allá del Big Three, los porteros y Umtiti, no han sido consistentes con el estilo. Lo cual ha ido restando progresivamente estabilidad al equipo haciéndole cada ves más previsible. No obstante esto tú sigues vislumbrando un gran potencial. Esto me suscita dos preguntas. ¿El potencial lo atribuyes a tener tres jugadores de ataque sin parangón? Especialmente Messi. Y dos. Hace años leía al periodista Guillem Balagué afirmar que la transición post-Xavi sería suave porque estaba Busquets. ¿Tú has entendido alguna vez que Busquets podía tomar ese rol de organizador? ¿O crees que su función está limitada a actuar cómo acompañante de uno? No se si podríamos decir más cómo catalizador de las reacciones que otro provoque

Pol Balletbò: Lo primero es algo que me cabrea bastante, por lo que leo normalmente. Porque hay una crítica desproporcionada a estos jugadores. El estilo ya estaba apartado antes de que André o Denis llegaran al equipo, y no se percibe una voluntad de volver a él, por lo que no se les instruye en ese juego de posición, sino en otra cosa. A algo que era difícil adaptarse, porque ya digo que esta temporada el Barça tenía muchas flaquezas tácticas. Sí que es cierto que ninguno hace una buena temporada, pero es que el equipo tampoco. Además de que participan en un baile de posiciones que no es lógico, porque además de adaptarse al equipo tiene que hacerlo en cada partido en un lugar distinto, además lugares en los que no han jugado nunca o casi nunca. Si se les instruye en la idea y se aplica el estilo, yo creo que pueden aportar. El problema ha estado en que no podían jugar a algo que ni se aplicaba ni estaban habituados.

Sobre Busquets… a ver, es complicado. Sí que es cierto que con Xavi en el campo parecía que Busquets podía llegar a ser él algún día, pero esto es algo que me dijo Marc Roca un día y me hizo abrir los ojos un poco. El Busquets sin Xavi no es el mismo que con él. Parece que su presencia y su mando en el campo le marcaban mucho y le hacían brillar, pero cuando él no ha estado… todas esas dotes que pudieran atribuirse a un organizador se han desvanecido bastante. Entonces, yo creo que como organizador no, como catalizador sí. El propio Marc me dijo que le gustaría verle como una especie de Bakero.

David: Me parece interesante esto qué comentas. Yo entiendo que tú opinas cómo Arrigo Sacchi, que lo más importante es la partitura. Yo aquí estoy un poco en desacuerdo, porque aun considerando que la partitura es importante, en el sentido de saber a que estamos jugando, escalo cómo lo más importante el jugador. Que me parece que siempre será lo que define el proyecto. También entiendo que es un signo de versatilidad que haya ligeros cambios de rol, que permitan presentar versiones distintas del equipo, aunque no entraré a valorar si en el caso del FCB 2017 eso se podía trabajar mejor en los entrenamientos o si faltaban jugadores que trajesen consigo esa riqueza y esa calidad de interpretación del juego.

Pol Balletbò: Yo estoy de acuerdo en que los jugadores son lo más importante, por eso tú ficharás a unos u otros dependiendo de la idea que tengas, y dentro de unos perfiles habrá que sean mejores para lo que quieres. La cosa está en que el Barça no ha perseguido el juego de posición, por lo que los jugadores fichados tampoco van en ese sentido. Pero tampoco ha tenido una estructura sólida fuera del estilo, por lo que tampoco han funcionado esas piezas en eso otro que ha jugado el Barça que tampoco sabría definirte muy bien.

David: La cuestión es, qué más cosas se pueden hacer con esos datos? Quiero decir, el indicador del tiempo que te dura el balón es un dato valioso, pero cómo puedes conseguir que tener esa noción te permita aguantar más el balón? Sólo sirve cómo indicador de si hay o no estructura o te puede permitir trabajar en estructurar?

Pol Balletbò: Quizá el dato por sí solo no te ayude mucho, lo que sí ayuda es saber lo que has hecho a lo largo de ese rato. Esto le pasaba mucho a Tito, su equipo a veces tenía posesiones estériles, es decir, movían el balón pero por el simple hecho de tenerlo, sin mucho más. Pero si ahí tienes datos de lo que has hecho durante ese tiempo, ahí puede retocar muchas cosas.

De hecho, mi trabajo no es más que una especie de introducción, por así decirlo. Es algo bastante básico a nivel de profundidad estadística, pero la gente no está acostumbrada leer según qué conceptos y la idea es ir ampliando poco a poco la complejidad, ir recogiendo datos de las próximas temporadas e ir escribiendo cada vez con un punto más de términos técnicos. Si se hace progresivamente y la gente se adapta a ello, al final puedes hacer cosas muy originales y muy útiles, eso es lo que me gustaría hacer los próximos meses, si me dejan y puedo.

David: Es decir, entiendo que sirve para evitar falsear estadísticas. Vamos más allá. Por ejemplo, no se trata de posesión “per se”, si no de un tipo de posesión y la estadística te permitirá explicar si es de la buena o de la mala, ¡cómo pasa con el colesterol!

Pol Balletbò: (Risas) Exacto. De hecho, en el estudio se ve en algún caso. Los porcentajes de posesión no varían mucho, pero si después miras los pases a la espalda del rival, cambios de juego y demás… las diferencias son signficiativas. La estadística permite, de un modo bastante llano, no quedarte solo en lo supérfluo.

David: Te pregunté hace poco en relación a unas declaraciones de Luis Enrique, en las cuales yo entendía que implicitamente sugería que o bien que al Barcelona 2008-13 no le presionaban alto, o bien que se había producido un micro-ciclo de evolucionismo futbolístico que permitía que sus rivales realizasen una presión alta de mayor calidad de la que hacían antes. Tú me comentaste que a equipos como el City o el Bayern les han presionado esta tempora, y que en cambio han salido mucho mejor que este Barça . ¿Cómo lo justificarías estadisticamente?

Pol Balletbò: Es que a ver. Puedo comprar que los equipos encuentren soluciones a la salida de balón y mejoren la presión… ¿pero no puedes tú hacer lo mismo y mejorar tu salida de balón? Decir que el rival ha estudiado que presionando de tal manera les sale bien está genial, pero busca algo que lo neutralice. No te resignes. El Bayern de Pep tenía más de 20 formas distintas de salir desde atrás. La cuestión es analizar al rival y trabajarlo en los entrenamientos con ejercicios efectivos.

A nivel estadístico se puede valorar de distintas formas. Una sencilla es ver cuántas veces es capaz el equipo de salir de una situación de presión en campo propio sin perder el balón, a partir de ahí ver cómo lo hacen, cuántos pases cortos usan, cuántos largos, cuántos cambios de juego… porque no es lo mismo un equipo que intenta salir de la presión con un pase largo a campo rival que otro que intenta salir desde los centrales. No digo que algo sea mejor o peor, lo que digo es que es algo medible, el saber cómo salir de la presión. Incluso el cómo te presionan.

David: De hecho, y ya que tú has citado a Marc Roca aprevecharé para hacer yo mismo otro tanto. El modelo futbolístico del Barça podría resumirse en un principio esencial, que es que el objetivo es jugar siempre “igual” contra todos los rivales, y lograr imponer siempre tu fútbol. Y eso es filosóficamente contrario a lo que postula Luis Enrique con esas declaraciones.

Pol Balletbò: Tampoco creo que se tenga que jugar siempre igual, dentro de una misma idea puede variar ciertas cosas, incluso adaptarte un poco a según qué situaciones. Rijkaard, por ejemplo, si tenía que replegar en vez de presionar lo hacía, sin problema alguno. ¿Va eso en contra del modelo? Quizá concretamente en esa fase sí, pero si es una modificación que claramente te proporciona una ventaja, no creo que sea un problema. La cuestión con Luis Enrique ha sido que al final, de tanto querer adaptarse al rival, no ha impuesto el juego de su equipo en casi ningún partido. Puedes adaptarte a circunstancias, pero no puedes llegar al punto de nunca llevar la batuta y tener que ir a remolque de lo que haga el rival.

David: Creo que con esto tu enfoque de trabajo ha quedado bien presentado y auguro que va a ofrecernos un debate futbolístico de mayor calidad. Un saludo y gracias Pol.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *