FCB 2003 – 2016: La salida de balón

Uno de los aspectos fundamentales en el “estilo Barça” es tener una salida de balón “limpia”, es decir, que la pelota cruce el centro del campo sin que el rival la intercepte. Para poder valorar este indicador, se tendrá en cuenta el porcentaje de pérdidas de posesión que el equipo haya sufrido en campo propio con respecto al total.

Gráfico 1: Porcentaje de pérdidas de posesión en campo propio con respecto al total (por partido).

Podemos observar como existe una tendencia a empeorar la salida del balón con cada nuevo entrenador, a excepción de Josep Guardiola (2008 – 2012), que consiguió mejorar el registro de su antecesor. En el caso de Tito Vilanova existe una diferencia considerable en la desviación típica de sus datos, ya que mientras el resto se mueve alrededor del 6%, la suya se dispara hasta más del 8%, debido a un partido en el que el número de pérdidas en campo propio (23) triplica el habitual (7). Sin este outlier, el promedio de Vilanova sería de 9,76% de pérdidas en campo propio respecto del total.

Para la salida de balón, existen dos tipologías de pases que se usan en el “estilo Barça”, como son los cambios de orientación y el pase tras conducción de balón. El primero permite oxigenar el juego, es decir, cuando hay mucha acumulación de rivales en un costado, un cambio de juego habilita al carril contrario a poder avanzar mientras el contrario bascula. En el caso de los pases tras conducción, permiten atraer al rival del compañero y poder cederle el balón, hecho que desencadena la misma secuencia con el resto de compañeros que tienen a un rival cubriéndolos.

Gráfico 2: Promedio de cambios de orientación y pases tras conducción y atracción del rival por partido.

Podemos observar (Gráfico 2) como el número de veces que son utilizados ambos recursos es inversamente proporcional a la cantidad de pérdidas en campo propio. Es decir, el mayor uso de cambios de orientación y conducciones con atracción del rival implica menos pérdidas en campo rival. La excepción es Tito Vilanova, que a pesar de usar más ambos recursos, perdía más balones en campo propio que Frank Rijkaard (aunque es una cifra también condicionada por lo mencionado anteriormente).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *