FCB 2003 – 2016: La posesión

Este apartado es fundamental en el “estilo Barça” ya que le definen una serie de matices que le diferencia de otras formas de juego. La primera máxima que contempla el libreto que Cruyff implantó en 1988 dice que cuanto más tenga el equipo el balón, menos lo tendrá el rival y, por lo tanto, más difícil será encajar un gol. Así pues, una primera visión global de los porcentajes de posesión es necesario para luego poder observar qué hace cada entrenador con el balón.

Gráfico 1: Promedio de posesión de balón por partido.

Los equipos de Guardiola y Vilanova eran los que más capacidad tenían para retener el balón. Sin embargo, en el caso de Luis Enrique y Frank Rijkaard existe una diferencia significativa a pesar del parecido porcentaje de posesión media. La desviación en el equipo de Luis Enrique no superaba el 2%, lo que implica que siempre se movía alrededor del 63%. En el caso de Rijkaard, esta desviación supera el 10%, pues el tiempo del que disponía del esférico dependía, en gran medida, del rival que tenía en frente.

Sin embargo, la posesión, por sí sola, es un indicador que “engaña”. El “estilo Barça” contempla el hecho de tener mucho el balón con unas finalidades genéricas, llegar a la portería rival y que el contrario no pueda disponer de ocasiones, y con otra específica, colocar la pelota a la espalda de la defensa. En este sentido, cualquier pase que no implique un cambio de orientación o superar una línea de presión, será “estéril” o servirá, simplemente, para mover al rival de un lado a otro.

Gráfico 2 (izquierda): Promedio de cambios de orientación y pases a la espalda del rival por partido. Gráfico 3 (derecha): Porcentaje de cambios de orientación y pases a la espalda del rival respecto al total de pases (por partido).

Los equipos de Guardiola y Frank Rijkaard eran los que más utilidad daban a sus pases, pues uno de cada entre 10 y 12 servían para colocar el esférico a la espalda de la defensa, romper una línea o cambiar de orientación. El caso de Tito Vilanova destaca, puesto que a pesar de ser el que más recursos utiliza en números absolutos, se sitúa el tercero en el ranking de utilidad. Este hecho se explica por un mayor número de pases a lo largo del encuentro, muchos de ellos usados para hacer bascular al rival en busca de espacios.

Otro de los requisitos del “estilo Barça” es perder el balón tan lejos como sea posible de la propia portería, ya sea acabando jugada o con una recuperación del rival, pero siempre en una situación lejana del área defendida. A pesar de que equipos como el de Luis Enrique o el Tata Martino pierden más balones en campo propio, la media de distancia de cada pérdida de pelota no encuentra grandes diferencia entre los entrenadores, pues todos son capaces de superar los tres cuartos de campo antes de que el rival se haga con la posesión. Guardiola (zona 3’49 de 4 del campo), Rijkaard (3’48) y Tito Vilanova (3’42) encabezarían el ranking, dejando a Martino (3’27) y Luis Enrique (3’22) en los dos últimos puestos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *