El aspirante Ronald Koeman

El Barcelona es probablemente el club europeo más acostumbrado a ganar en la última década, con lo cual necesita mantener la ambición y el hambre de sus jugadores temporada tras temporada, algo que no resulta nada fácil. En este curso, al igual que en el del Tata Martino, el de Tito Vilanova o incluso el último de Pep Guardiola, se ha podido constatar en el equipo una cierta falta de intensidad, de ése salir ‘a morder’ en determinados partidos de la temporada. No solamente en liga (Betis, Deportivo, Málaga, etc), también en Champions, como sucedió en Paris y en Turín.

Parece obvio que la relación de Luis Enrique con Messi y compañía ha acabado por oxidarse hasta llegar a un estado de absoluta incomunicación, en el cual la motivación sobre el césped solamente puede llegar a través del propio futbolista. El barcelonismo aspira a encontrar un nuevo entrenador capaz de hacer que los jugadores salgan ‘a morder’ en todos los campos y en todas las competiciones, no solamente en el Santiago Bernabéu.

El perfil en el cual el club debe pensar es alguien con marca, con un fuerte status. Y es que el jugador del Barça, si compara sus logros futbolísticos con los de Valverde o Unzué, tiene, de largo, todas las de ganar. En este sentido, Ronald Koeman es el que más credibilidad futbolística tiene. El holandés es un mito de la historia del Barça, el hombre que fichó Johan Cruyff para ser el líder de su equipo y que, más tarde, marcaría el gol que dio la primera Champions al Barcelona. Al estilo Zidane en el Real Madrid, Koeman también cuenta, antes de empezar, con el respeto de los jugadores.

Fue una pieza clave de aquel Dream Team, con lo que conoce mejor que nadie como se juega en Barcelona y, sobretodo, como quieren los aficionados que se juegue. Resultaría una apuesta muy interesante por el cruyffismo, la fuente de tantos éxitos para éste club. Bien es cierto que su carrera como entrenador no brilla por su palmarés, pero ha dirigido a plantillas de futbolistas muy jóvenes, como aquel Ajax de Mido, Van der Vaart e Ibrahimovic, donde ganó tres ligas Eredivisie, entre otros títulos nacionales. Cuenta también con una Copa del Rey en España, salvando la temporada de un pobre Valencia en el que apostó fuerte por un jovencísimo Juan Mata. Actualmente lucha por meter al Everton inglés en puestos europeos.

Su experiencia como entrenador ya es más que suficiente, habiendo entrenado en Holanda, Portugal, España e Inglaterra. Además, su estilo podría encajar a la perfección en Can Barça teniendo en cuenta su mano izquierda con los futbolistas jóvenes. La Masía necesita el control de un fuerte liderazgo, una figura de renombre como referencia para los canteranos. Él mismo confesaba hace unos días que “todo el mundo sabe que soy del Barça, conocen mi amor por un club donde crecí como jugador y como persona. Mi sueño es entrenar a la selección de mi país, el otro es entrenar un día al Barça”.

¿Por qué no Ronald Koeman?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *