Game Over

El Barça problema no es de jugadores, es de juego, este Barça no juega bien, lleva una temporada y media sin jugar bien. En el fútbol si lo simplificamos todo o defiendes con balón o sin él, pero has de adecuar tu sistema defensivo a las condiciones físicas y técnicas (o mentales) de tus jugadores. En estos meses ha habido un momento que el Barça ha dejado de defender con el balón para defender en posicional cuando no tiene jugadores que cubran mucho campo, ni intensos ni rápidos, eso hace que defendiendo siempre esté en desventaja, que siempre el rival parezca más fuerte y más rápido, el rival también juega.

El Barça ya no recupera en campo contrario sino en el propio, eso hace que ante perdida el rival siempre tenga más oportunidades de herirte, pero no solo eso sino que atacar se hace pesado cuando el Barça necesita que el balón corra con alegría, el balón no los jugadores, Neymar nunca ha corrido más que este año y en cambio ha perdido otras cosas, como definición, no es lo mismo correr hacia delante que hacia atrás ni es lo mismo correr 60 metros que 30.

Para que el balón corra con alegría necesitas jugadores que la sepan jugar fácil, eso cualquier entrenador de base te lo va a decir, porque jugar fácil es lo más difícil del fútbol. Jugar fácil es “que me la pasen, controlo, la paso y me muevo” por ello un centrocampista del Barça ha de ser, no móvil, más bien dinámico, es el ABC de este deporte y el Barça no lo hace porque no tiene jugadores para ello, el entrenador cree en la conducción y en la transición rápida defensa-ataque, y esto ha pesado en el juego del equipo. El fútbol no es tan difícil, Cruyff decía que si juegas a un toque, juegas bien, si juegas a dos, regular, si juegas más de tres, mal, este Barça hace 22 toques por jugador, porque no hay nadie en el medio que lo sepa hacer, solo Iniesta y éste tiene 33 años y el sistema no ayuda, atacamos demasiado lejos, no hay sorpresa posible.

El ataque nunca puede ser iniciado por Neymar. El brasileño se adentra en la zona del 10 conduciendo, eso sin laterales claros tapona el juego del equipo y Messi se ve sin campo de acción, no solo por el rival sino también por sus propios compañeros que lo empujan contra el muro del equipo contrario, no le dejan tiempo de reacción, para jugar bien con Messi has de alejarte de él, eso lo hizo Neymar en el 2015, ahora no y todo se vuelve más Barroco, más confuso, todo a golpe de inspiración individual. Es un despropósito que los ataques los inicie Neymar, y en cambio que el mediocentro no toque ni cuatro balones, y no es que renuncies a los laterales, es que no juegas por fuera, sin Alves y con Alba en el banquillo, el propio Barça se anula.

La Juve ganó bien, 3 a 0 sin respuesta, pero no hizo nada extraordinario que no hiciera por ejemplo el Leganés en el Camp Nou, todo lo malo lo hizo el Barça, que como equipo es bastante deficiente. En defensa todos los equipos te hacen ocasiones, todos, y no hablo de disparos o jugadas aisladas, hablo de 1 vs 1, ayer Higuain tiene una que le saca Ter Stegen, el Málaga las tuvo, el Valencia las tuvo hasta el Hércules en Copa las tuvo, así es imposible ganar nada, porque si no eres capaz de defenderte con el balón y no sabes defender en posicional, eres un equipo vulnerable. Ayer Luis Enrique dijo que no es su responsabilidad cuando el equipo pierde la pelota, es decir que todo se basa en correr como locos, y esto no es así, eso dice mucho de él como técnico. La Juve siempre estuvo mejor posicionada que el Barça, supo ganar todos los balones divididos y entonces matar a este Barça es fácil.

La falta de un sistema que contextualizase el juego provoca que los fallos individuales desesperen, en el primer gol dejan que Dybala se gire, en el segundo ni siquiera achican el espacio, Chiellini ni siquiera tuvo que saltar para marcar el tercer gol, Mascherano ni mira la pelota, hay jugadores que en el desconcierto dudan y si en el fútbol de élite dudas estás muerto porque pareces más lento, pareces peor jugador. El Barça juega sin sistema, bueno tenía uno, pero de tanto cambiarlo se ha perdido por el camino todo a base de decir que éramos previsibles, ahora ya no lo somos, ni nosotros mismos sabemos a qué jugamos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *