Rice, para lo bueno y para lo malo

Tyrese Rice no deja indiferente a nadie. El americano es el protagonista del nuevo anuncio del Barça Lassa cuya frase estrella es ‘believe in us’. Confía en nosotros. Unas palabras que podría pronunciar cualquier jugador del equipo, pero que en boca de Rice parecen tener más fuerza.

Un mal final contra Fenerbahce

Los aficionados del Barcelona salieron ayer del Palau Blaugrana con cara de confusión. Qué bien había reaccionado el equipo cuando más feas estaban las cosas y qué mal se había jugado el último medio minuto de partido. Naturalmente, Rice fue protagonista. Uno abajo y con poco más de una posesión por delante, el hombre de la cinta se echó el equipo a la espalda e intentó liderar, sin éxito, una jugada que acabó en balón recuperado por los de Obradovic. Ni falta hace hablar de los últimos 12 segundos de partido.

La defensa en estático del Fenerbahce es uno de sus puntos fuertes y Rice, quien había logrado romperla antes, no lo consiguió en el momento clave. Y eso, como era de esperar, despertó desconcierto en el Palau… ¿Demasiada licencia para Rice?

Rice, la estrella

Lo cierto es que fichar a Rice implica vivir estos momentos. Malas decisiones finales, exceso de balón y tiros incomprensibles con 20 segundos de posesión por delante. Pero que nadie se equivoque, todo ello forma parte de la mochila que lleva en la espalda un jugador que aterriza en un nuevo destino con la etiqueta de ‘líder’.

Y eso es lo que es Rice. Es la persona encargada de liderar la remontada de los suyos – de animarlos y aplaudirlos -, de hacer vibrar al Palau con penetraciones imposibles, de generar espacios y asistir al concentrar defensas y es, por encima de todo, el hombre al que no le quema el balón. ¿Cuántas veces se había echado un falta un perfil así en los últimos años? Sin él, la sensación es que el Barça no habría llegado al último minuto con posibilidad de darle la vuelta al marcador.

Rice escribe los guiones de sus partidos y, aunque de vez en cuando alguno se le rebela, mantiene enganchado al espectador en el asiento hasta el último segundo. Y eso no tiene precio. Todo puede pasar con él en pista y eso es un lujo por el que vale la pena vivir finales de partido como el de ayer.

Por cierto, Rice ha dicho que le debe una a la afición. Y no suele fallar dos veces seguidas.

One Comments

  1. Tener a Rice es un lujo,es un jugador espectacular y una garantía para los momentos decisivos,aunque obviamente a veces tambien falle

    Que bueno leer a Alejandra en Contracronica.!!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *